Caminar sobre la nieve

/ / actividades, blog

Raquetes de neu

Hay dos maneras de ver la nieve: como un estorbo que complica el caminar y desplazarse o como un medio que permite vivir la naturaleza de una manera sorprendente y divertida. Hace muchos años que en Andorra hemos dejado de considerar adverso este fenómeno meteorológico y sabemos que se puede disfrutar de muchas maneras: bajando pendientes a gran velocidad con esquís o tablas de snow o recorriendo caminos llanos, lo que podemos hacer tanto con esquís como con raquetas.

Son, estas dos, sensaciones diferentes y complementarias. Te recomendamos que si no las has practicado nunca, pruebes ambas. Las raquetas, en particular, son recomendables para públicos de todas las edades y niveles. Con ellas puedes ir al ritmo que desees sin ninguna dificultad. Eso sí, te recomendamos llevar calzado de montaña y abrigarte bien.

Las raquetas tienen pocos secretos. Hay que caminar con las piernas un poco separadas, por no pisarte a ti mismo. Normalmente llevarás el talón abierto (como en el esquí de fondo); sólo hay que fijarlo en bajadas pronunciadas y pasos complicados. Por un lado, su amplia superficie impide que nos hundamos en la nieve y, por otro, llevan unos pinchos que se clavan en la nieve dura o hielo, con lo que evitamos los resbalones. Acompañado del uso de los bastones —el guía te explicará cómo utilizarlos—, este deporte permite hacer un ejercicio completo, como el que se realiza en la marcha nórdica o en las bicicletas elípticas del gimnasio.

Los bosques de la Rabassa están llenos de rincones magníficos para explorar: encantadores senderos entre pinos negros y llanos con vistas que te dejarán sin aliento. En Naturlandia te alquilamos las raquetas y bastones y ponemos un guía a tu disposición. El paseo por el minicircuito va incluido con la entrada única, pero puedes contratar salidas de dos horas para grupos de a partir de cuatro personas.